Cuatro tendencias que están definiendo el futuro de las experiencias de aprendizaje


Los cambios tecnológicos implican una depreciación acelerada de competencias y habilidades. En la actualidad existe una discordancia entre la educación formal y las necesidades y desafíos que representa la sociedad. Se trata de una brecha que se expande rápidamente, por lo que son necesarios perfiles que cuenten con habilidades y competencias múltiples.

El nuevo tipo de educación requiere trabajar y aprender al mismo tiempo, lo que implica capacitarse constantemente. No obstante, las alternativas de capacitación de tiempo completo están cada vez más fuera del alcance de las personas, especialmente las de tipo presencial. De acuerdo con información del estudio Education to employment: designing a system that works de los analistas de McKinsey Center for Government, las instituciones académicas consideran que sus graduados se encuentran preparados para el mundo de hoy, mientras que menos del 60% de los jóvenes y empleadores coinciden esta información.

En 2025, más de mil millones de personas en la tierra habrán alcanzado una calificación previa a la educación superior a lo largo de sus vidas. Por ejemplo, China y Estados Unidos cuentan con más de seis millones de inscripciones de educación superior en línea que crecen rápidamente. Los empleadores y los estudiantes aceptan de inmediato las credenciales en línea con más y más componentes de licencia y habilidades prácticas que reducen la brecha entre la educación y el empleo.

El e-learning no es nuevo, pero recientemente ha tenido un gran crecimiento en el mundo, lo que que implica una colaboración entre los proveedores de plataformas educativas, universidades, empresas e instituciones de gobierno, entre otras. Es un mercado de alrededor de 3.5 miles de millones de dólares, con un crecimiento estimado del 15% y se espera que alcance los 7.8 miles de millones en 2025 incluyendo las plataformas digitales y OPM (Online Program Management) que están madurando y liderando el cambio hacia la transformación de los programas en línea enfocados a educación superior y empresas.

En ese sentido, lo que ya está ocurriendo en este sector se perfila como estándar para el transcurso de los próximos años, y éstas serían las tendencias que están definiendo el futuro de la educación en línea:

1. Experiencias de aprendizaje “plataformizadas”. Para atender las necesidades puntuales de capacitación, existen servicios que desarrollan plataformas de aprendizaje integral como Capabilia, que ofrece desde el desarrollo de contenidos, tecnología y servicios que las empresas y universidades necesitan para enfrentar los desafíos futuros relacionados con la generación de experiencias de aprendizaje. Con más de 400 programas desarrollados y más de 15 mil participantes en 115 países, Capabilia es un referente en este modelo de aprendizaje que proyecta un crecimiento significativo en los próximos años. Cabe destacar que este tipo de plataformas se conciben, construyen y desarrollan con el objetivo de integrar todos los recursos en un solo lugar; incluyendo comunidad, networking, personalización, optimización, productos escalables y modelos de negocios disruptivos.

2. Conocimientos conectados. Otra tendencia es utilizar el conocimiento organizacional presente y conectarlo con los objetivos y planes a futuro de la empresa. Esto implica el desarrollo de experiencias de aprendizajes efectivas y de impacto, el cual permita a las personas adquirir habilidades y competencias que le aseguren alcanzar su máximo potencial.

3. Lifelong Learning. Mantenerse competitivo en el contexto actual no es fácil, pues lo que se aprende en las escuelas o universidades se vuelve obsoleto en unos cuantos años. En este sentido, cobra importancia el lifelong learning o educación continua, que se potencia con las nuevas tecnologías e innovación para capacitarse siempre y desde cualquier lugar.

4. Contenido transformacional. Las plataformas deben contar con acceso a los mejores programas de su clase, creados conjuntamente por expertos en la materia; modelos de aprendizaje basados en competencias; diseño instruccional adaptado para el aprendizaje en línea, así como la transformación del contenido existente en una experiencia de aprendizaje digital.

En conclusión, podemos decir que los rápidos e impredecibles cambios que vivimos generan nuevas expectativas sobre las formas de aprender. La respuesta a este desafío es el abordaje del estudio desde un paradigma diferente, desde Lifelong Learning de formación efectiva, el uso intensivo e inteligente de la tecnología y la guía permanente de expertos.


- FUENTE


Artículos Relacionados